Condenado a tres años de cárcel por robar información de la empresa

Esta semana nos sorprendía el diario Expansión con la publicación de una noticia que hasta hace poco parecía ser una de esas leyendas urbanas que circulan por los encuentros de negocios: “pues yo conozco a un amigo de un directivo de una gran empresa que conoce a una persona que se le cayó el pelo por llevarse la lista de clientes de su empresa”.

En España, parecía que este tipo de sentencias estaban reservadas para las grandes corporaciones o para titulares de periódicos extranjeros, pero que en nuestro país estas cosas no pasaban, no porque no se “distraiga” información corporativa, sino porque se consideraba casi como un riesgo asumido que al finalizar un contrato, un empleado emprendedor decidiera salir de la empresa con un valioso botín bajo el brazo.

Afortunadamente, se han dado los pasos necesarios tanto en el ámbito legislativo como judicial para que este tipo de comportamientos ya no queden impunes. No obstante, siempre pienso que al perjudicado le traerá más cuenta una buena prevención que no una indemnización, por eso, os recomendamos que toméis algunas precauciones:

1º.- Es de vital importancia que la empresa cuente con un buen manual de funciones y obligaciones para el personal, en el que se especifique de forma clara que los ordenadores, buzones de email…etc, son para uso exclusivamente profesional y que pueden ser supervisados y monitorizados por la empresa.

2º.- Aplicar las medidas de control de acceso a la información, para evitar que todos los empleados tengan acceso a toda la información. Es muy importante que solamente el personal que lo necesita, pueda acceder a la información.

3º.- Si no respetamos la confidencialidad de nuestro sistema de contraseñas nunca podremos conocer y lo que es peor probar, que alguien se ha llevado información de forma fraudulenta.

Envía tus boletines y newsletter de forma legal

Únete a nuestra comunidad y recibe gratis la guía definitiva para enviar tus boletines de forma legal

3º.- Limitemos el uso de pendrive y otros dispositivos usb. Esta es una de las fuentes de riesgo más importantes y a la vez más sencillas de controlar.

4º.- Existen en el mercado soluciones de tecnología DLP (Data Loss Prevention) que nos permitirán controlar y atajar cualquier intento de fuga de datos desde el correo electrónico, dispositivos portátiles …etc. Empiezan a existir soluciones al alcance de todos los bolsillos.

5º.- Un buen compromiso de confidencialidad no evitará el robo de información, pero ayudará en el proceso posterior de persecución y resarcimiento.

En resumen, debemos estar atentos ante este tipo de comportamientos que se multiplican en tiempos de crisis y evitar ponérselo fácil a los malintencionados.

Esta Web utiliza cookies propias y ajenas para analizar y mejorar nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para mas información consulte nuestra Politica de Cookies